ir a inicio

Fecha: 22/02/2014 Tipo: ARTÍCULO OPINIÓN

ARTÍCULO DE OPINIÓN: "LA GRAN COMEDIA DEL FRACKING".

 

 LA  GRAN COMEDIA DEL FRACKING.

Junta Directiva de la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC).

   (22 febrero 2014).

   Ante la reducción de las reservas y el inevitable agotamiento de los yacimientos de hidrocarburos fósiles, la especulación y la creciente demanda de energía por la industria, y dado que las energías alternativas todavía necesitan enormes subsidios para ser viables, el gas se presenta como el “único” sustituto ante la escasez de petróleo. En especial el gas no convencional o  de esquisto, que se extrae de rocas de pizarra situadas bajo la superficie de la tierra mediante la técnica del fracking.

 

Una especie de piedra filosofal, que según el prisma de muchos responsables políticos, “resolverá” los problemas energéticos de la Humanidad.

El método o técnica, conocido como fracking, no es nada nuevo. Este proceso se utiliza desde hace décadas tanto en Estados Unidos como en Europa, para la estimulación de pozos de petróleo y gas.

 

La utilización de la técnica del fracking, aunque está siendo objeto de una mejora continua, tiene un grave riesgo de contaminación de acuíferos. A ello se suma la existencia de otro tipo de impactos negativos; consumo de agua, aparición de estudios en los que se asocia esta técnica con el aumento del riesgo sísmico en las zonas afectadas o impacto paisajístico. Incluso la Comisión Europea recomendó, el pasado mes de enero, a los países de la Unión que adopten medidas para proteger el medio ambiente de los riesgos que conllevan las extracciones de gas de esquisto mediante esta técnica.

 

El actual Ministro de Industria, Sr. Soria, defiende el fracking como una "revolución” que ha permitido la bajada de costes del gas en Estados Unidos y la reindustrialización de ese país. Es evidente que el planteamiento del Sr. Ministro, obvia cualquier razonamiento de impacto medioambiental, por lo que le tendríamos que “susurrar” al oído que el desarrollo del gas no convencional no es una panacea. Y tampoco producirá en Europa o España una “revolución” ni un “boom” como en Estados Unidos.

El Gobierno de Cantabria prohibió en nuestra Comunidad Autónoma el fracking, mediante una Ley aprobada unánimemente por la totalidad de los partidos políticos con representación en el Parlamento.

El Pleno del Tribunal Constitucional admitió a trámite el recurso presentado por el Gobierno Central contra la Ley que regulaba la prohibición en el territorio cántabro de la fractura hidráulica como técnica de investigación y extracción de gas no convencional. La presentación de un recurso de inconstitucionalidad sobre una Ley aprobada en el Parlamento de Cantabria, de forma unánime por la totalidad de los partidos políticos, ha supuesto un intrusismo en la soberanía de la cámara parlamentaria representativa de todos los cántabros.

 

Esta semana hemos asistido  a la comparecencia en el Parlamento Autonómico del Consejero de Medio Ambiente, Sr. Fernández, en el que ha solicitado unidad política y social frente al "enemigo común" del fracking, dejando a un lado "peleas", apelando a los ayuntamientos, partidos políticos y colectivos sociales, para hacer de esta lucha una cuestión "de región". Muy loable la postura reivindicativa del Sr. Consejero. Pero la argumentación parece una incoherencia total y un ejercicio de hipocresía parlamentaria, por la diferencia de criterio de los Diputados y Senadores del Partido Popular elegidos por Cantabria, que defienden el fracking en Madrid, y lo rechazan públicamente en nuestra Comunidad.

 

Otro ejercicio de hipocresía lo hemos vivido de las federaciones de la industria química de los sindicatos CCOO y UGT, apoyando los intereses de la patronal del sector químico, que espera suculentos beneficios de un hipotético desarrollo futuro de la fractura hidráulica en el Estado español. Es decir, a favor de la exploración e investigación de su uso. Rápidamente, como consecuencia de las críticas vertidas por los colectivos sociales antifracking cántabros, las Ejecutivas regionales, de los mencionados sindicatos, se desmarcaban de sus federaciones estatales y mostraban, a través de la prensa, “su total rechazo al fracking en Cantabria”.

 

Si echamos la vista al pasado, en el año 2011, el anterior Gobierno de Cantabria, daba luz verde al "Proyecto Arquetu" de extracción de gas con la "polémica" técnica de fractura hidráulica, a la empresa Trofagás Hidrocarburos. Diversos colectivos ya alertamos, en aquel momento, de los posibles peligros medioambientales y de la alarma social que se estaba creando.

 

Los colectivos sociales asistimos al Teatro en el que representan “La gran Comedia del fracking”, en butaca de primera fila, presentando alegaciones a los sondeos, informando y haciendo llamamientos a la movilización social como herramientas de lucha contra el fracking.

 

Creemos que ha llegado el momento de pedir a los representantes políticos de Cantabria un ejercicio de seriedad y dejarse de fariseísmos y ponerse manos a la obra para impulsar una política energética ideada con criterios de racionalidad y sostenibilidad con el territorio. En la que todos los cántabros aportemos nuestras inquietudes sobre lo que estamos dispuestos a sacrificar en aras de la superación de déficit energético y los retos del cambio climático.


Volver a Principal

+ Comunicados