ir a inicio

Fecha: 24/12/2008 fuente: MEDIOS DE COMUNICACIÓN
ADIC DENUNCIA LA FALTA DE RIGOR EN LOS CONTENIDOS CANTABROS DE LIBROS DE TEXTO.
Pide a la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria que ejerza el control de los contenidos y que habilite ayudas para investigaciones relacionadas con la identidad regional. También se denuncia la aculturación y el falseamiento u ocultación de algunos temas relacionados con la cultura e historia de Cantabria.

 

   ADIC DENUNCIA LA «FALTA DE RIGOR» DE LOS CONTENIDOS CÁNTABROS DE LOS LIBROS. (24/12/2008).

Traslada a la Consejería que «la aculturación y el falseamiento u ocultación de algunos temas relacionados con nuestra cultura e historia es una constante que ya no puede soportarse más».

 

La Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) denunció ayer que en los libros de texto de Primaria, Secundaria y Bachillerato existe «una alarmante falta de rigor en la divulgación del patrimonio histórico y cultural de nuestra comunidad».

Una denuncia que sus responsables han trasladado ya por carta a la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, solicitando una entrevista con la misma para intentar buscar una solución a este problema. En este sentido, llaman a la consejera a «fiscalizar los contenidos» de los libros de texto de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

 

Bernardo Colsa y Carlos Ruiz, de izquierda a derecha.

Bernardo Colsa, presidente de ADIC, y Carlos Ruiz, coordinador de la Comisión de Educación y Cultura de la asociación cantabrista, comparecieron ayer en rueda de prensa para dar cuenta de estas cuestiones y presentar un informe relativo a los contenidos cántabros de los libros de texto, mostrando ejemplos que evidencian «distintos errores relacionados con la enseñanza d Cantabria» en aspectos históricos, culturales, geográficos, lingüísticos, musicales y sociales. Colsa juzgó «una buena noticia en sí misma» la aprobación el pasado día 15 de la Ley de Educación de Cantabria, «a pesar de haber pasado casi diez años desde que se asumieran las competencias en la materia».

El presidente de ADIC se congratuló especialmente por el artículo 10 de la ley, que fija que «el currículo elaborado por la Consejería de Educación y desarrollado y completado en su caso por los centros educativos, debe incluir peculiaridades de Cantabria referidas tanto al patrimonio histórico, natural y cultural, como a hechos, acontecimientos, tradiciones y costumbres propios de esta comunidad autónoma, con el fin de que dichas peculiaridades sean conocidas, valoradas y respetadas por parte del alumnado, en el contexto de la cultura española y universal».

No obstante, Colsa denunció que la incorporación de contenidos cántabros en los libros de texto es «desalentadora» porque «independientemente de asistir a una concatenación de errores, el proceso de aculturación y de falseamiento u ocultación de determinados aspectos y temas relacionados con nuestra cultura e historia es una constante que ya no puede soportarse más». Así, abogó por que la nueva Ley de Educación «marque un antes y un después en la enseñanza de Cantabria y de lo cántabro».

El presidente de ADIC instó a la Consejería de Educación a «actuar en tres niveles». En primer lugar, «a través de la conclusión del currículo cántabro y su aplicación para todos los niveles educativos». En segundo lugar, «poniendo en marcha un sistema de ayudas, subvenciones y becas más desarrollado para proyectos pedagógicos que incidan de manera específica en la investigación de la propia Cantabria y contribuyan a desarrollar los conocimientos sobre nuestra comunidad». Y en tercer lugar, «desarrollando un completo programa intensivo de perfeccionamiento de conocimientos cántabros para el profesorado dentro del Plan de Formación Permanente del Profesorado».

 

El referéndum del Estatuto y ‘Santander’ por ‘Cantabria’.

El informe relativo a los contenidos cántabros de los libros de texto de Primaria, Secundaria y Bachillerato de diversas editoriales presentado ayer por el coordinador de la Comisión de Educación y Cultura de ADIC, Carlos Ruiz, da cuenta de errores significativos. Así, en el apartado de Ciencias Sociales e Historia, algunos manuales aseguran que el Estatuto de Atonomía de 1981 «fue aprobado por referéndum», y otros se refieren a la actual comunidad autónoma de Cantabria como «Santander».

«Errores de bulto graves» que, según ADIC, «demuestran una escasa implicación en la enseñanza de Cantabria como sujeto y objeto de estudio».Además, la asociación cantabrista denuncia que «la historia de Cantabria no tiene continuidad y se enseña  base de parches». Pero además de los errores, existen omisiones. En lo relativo a la Educación Artística, ADIC denuncia una «escasez general de contenidos referidos a la cultura musical cántabra», así como la «nula mención a los géneros musicales propios de Cantabria», entre otros aspectos. En el apartado de Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural, la asociación cantabrista se queja de cuestiones como la «generalización de la divulgación del entorno físico cántabro en el contexto atlántico sin atender a sus peculiaridades geoclimáticas ». En lo relativo a Lengua y Literatura, ADIC denuncia «la incentivación a la comprensión de otras realidades lingüísticas sin tener en cuenta la propia». Así, se queja de que se citen el andaluz, el murciano, el extremeño, el canario... y el cántabro no aparezca por ninguna parte.

 

  ADIC DENUNCIA QUE LOS LIBROS DE TEXTO NO REFLEJEN LA REALIDAD DE CANTABRIA. (24/12/2008). 

Pide a Educación que ejerza el control de los contenidos y que habilite ayuda para investigaciones relacionadas con la identidad regional.
La Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) denunció ayer que los libros de texto con los que estudian los alumnos de la autonomía no les sirven para conocer adecuadamente la realidad regional. El presidente de la asociación, Bernardo Colsa, y el coordinador de Educación, Carlos Ruiz, presentaron ayer un estudio que demuestra, en su opinión, «el escaso rigor en los contenidos cántabros de los libros de texto».

La falta de información y los errores se dan en varios aspectos. Así, en el marco de la educación artística hay «escasez de contenidos y apariciones anecdóticas de canciones populares cántabras sin mención a géneros regionales como los romances, las trovas o los cantares de rondas». Hay una preeminencia de la música tradicional andaluza (flamenco) y escasas referencias a instrumentos populares de raigambre cántabra. Ejemplo: en alguno de los textos se enseña a fabricar una 'txalaparta', instrumento tradicional vasco, sin referencias a instrumentos como el silbu, el tamboril, etc.

En la asignatura de Conocimiento del Medio se generaliza la divulgación del entorno físico cántabro en el contexto atlántico sin atender a sus peculiaridades. Hay contradicciones a la hora de definir la articulación territorial o datos inexactos o incompletos en aspectos como la vegetación o el clima. Ejemplo; se destaca la producción de calzado típico y se citan las 'madreñas' en vez de las albarcas o se utiliza el término asturiano 'carballo' para la cajiga.

Adic considera un error que se diga que Peña Cabarga es un parque natural. Lo cierto es que fue declarado como tal en 1989. En 2005 el TSJC anuló la declaración, pero la sentencia no es firme porque el Gobierno la ha recurrido al Supremo. El parque existe como tal.

 

 

Alumnos de un centro educativo de Cantabria. 

 

Lengua e Historia.

En cuanto a los conocimientos de Lengua, no se hace referencia a las variantes lingüísticas regionales a pesar de la importancia en la creación del castellano y existir 255 palabras que son reconocidas por la Real Academia de la Lengua. De otro lado, a nivel histórico, en algún texto se asegura que Cantabria accedió a su autonomía través de un referéndum.

Por todo ello, Colsa pidió a la Consejería de Educación (han enviado una carta y han solicitado una entrevista) que controlen los contenidos de los libros de texto y finalicen el currículo de Cantabria así como que exista una línea de ayudas específica para la realización de proyectos educativos de investigación sobre temas de la cultural o sociedad cántabra. En tercer lugar, se pide que la formación del profesorado incida sobre lo cántabro, ya que en torno al 40% del profesorado provienen de fuera de la región.

«Debemos impedir que nuestros alumnos ignoren la realidad cántabra y que los libros de texto hablen todavía de Santander y no de Cantabria», dijo el presidente de ADIC.


Volver a Principal

+ Noticias