ir a inicio

Fecha: 10/12/2009 fuente: europapress
RUEDA DE PRENSA DE LA PLATAFORMA CORE, NO DESCARTANDO MEDIDAS LEGALES.
El presidente de ADIC, Bernardo Colsa, criticó la "desmesurada carga" que supondrá para Cantabria el Plan Eólico propuesto por el Gobierno Autónomo. ADIC reclamó explicaciones a los promotores directos del proyecto, Consejería de Industria y la Sociedad Genercan, y acudirá, en última instancia, al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, como responsable máximo del Ejecutivo.

 

  LA PLATAFORMA CONTRA EL PLAN EÓLICO, CORE, NO DESCARTA MEDIDAS LEGALES EN CUANTO LOS PROYECTOS EMPIECEN A DESARROLLARSE. 10 diciembre 2009.

La plataforma CORE (Cántabros por la Ordenación Racional de la Energía Eólica) no descarta emprender medidas legales contra el desarrollo eólico del Plan Energético en cuanto este empiece a concretarse en proyectos de parques de molinos eólicos, ya que de momento lo que hay convocado es la asignación de potencia eléctrica que luego se traducirá en proyectos para las distintas zonas de la región.
CORE está formado por los colectivos ADIC, ARCA, Cantabria Nuestra, Acanto, Foro Becedo, Arcera, Seo-Bird Life, Fundación Naturaleza y Hombre, Mortera Verde, y Revista Cantárida, que se concentrarán en protesta contra el desarrollo eólico del Plan Energético Regional el sábado día 19, en torno a las 12.30 horas en un emplazamiento que podría ser la Plaza del Cuadro de Santander, frente a la sede del Grupo Sodercan.
Estos colectivos, que han iniciado una campaña de reparto de unos 25.000 dípticos informativos, piden que se "pare" un proyecto que se ha hecho "de espaldas al ciudadano" y del que reclaman "explicaciones" al consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico del Gobierno de Cantabria, Juan José Sota. El Gobierno ha sacado a concurso la asignación de potencia eléctrica para 1.400 megavatios, frente a los 624 del País Vasco, que este colectivo compara con los 650 que en Cantabria se han previsto para la zona de Campoo y que en esta comarca equivalen a las previsiones para "toda Asturias". La carga de energía será el doble que la de Dinamarca, líder mundial en eólicas, señalaron. Así, pese que afecta al 2% del territorio, en realidad tendría impacto sobre el 80% por sus consecuencias del paisaje en unos efectos que se extenderían al 90% de la población de Cantabria, según explicaron como ejemplos de lo "desmesurado" de este proyecto, que califican de "no plan".
El presidente de Cantabria Nuestra, José Ramón Teja, recordó que estos colectivos defienden las energías renovables y eólicas. El lema de la campaña de reparto de dípticos es 'Eólicos sí pero no así' Javier Ceruti, vocal de esta asociación, lamentó la modificación del Plan Energético Regional hecha "de la noche a la mañana" y reclamó que antes de iniciar su desarrollo eólico se finalice el Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT). Por su parte, el presidente de ADIC (Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria), Bernardo Colsa, criticó la "desmesurada carga" que supondrá para la región. ADIC reclama explicaciones a los promotores directos del proyecto --Consejería de Industria, sociedad Genercan-- y acudiría, en última instancia, al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, como responsable máximo del Ejecutivo. Agustín Gómez, de Arca --asociación ecologista que ha avanzado que no descarta recurrir el plan-- incidió en que "no se puede acometer una obra de esta envergadura" sin una evaluación de impacto ambiental previa.
Los miembros de la plataforma creen que si los proyectos eólicos del Gobierno se articularan como un plan coordinado no superarían "de ninguna manera" una evaluación de impacto ambiental. Además, advirtieron de que en zonas como Castilla y León se han anulado planes parciales como el de Cantabria. Según contó Teja, en unas jornadas sobre patrimonio a la que asistió el fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Supremo, le plantearon esta situación y éste "se llevó las manos a la cabeza" de que con estos antecedentes en Cantabria se "siguiera adelante" con el mismo planteamiento.

 

Bernado Colsa (ADIC), Agustín Gómez (ARCA), Javier Ceruti y Ramón Teja (Cantabria Nuestra).

 

  COMUNICADO DE PRENSA DE LA PLATAFORMA CORE:

La plataforma “Cántabros por la Ordenación Racional de la Energía Eólica” (CORE), organización formada por diez colectivos ciudadanos, demanda que el Consejero de Industria, Juan José Sota, explique a la ciudadanía por qué Cantabria debe asumir la mayor carga territorial del Estado de aerogeneradores, con un ratio de MW/km² de 0.29 frente a la media estatal de 0,08 y muy superior a cualquier carga asignada a otras comunidades o a los países desarrollados. Según CORE ese elevado índice se produce porque la Consejería de Industria ha decidido pasar de los 300 MW inicialmente previstos para Cantabria en todos los estudios relativos a la ordenación de la producción energética a nivel estatal, a los 1.500 MW sin ninguna justificación y sin ningún debate público. Para hacerse una idea de las dimensiones del asunto, CORE pone como ejemplo la circunstancia acaecida en Euskadi, que ha paralizado los planes frente una asignación de 624 Mw para el total de las tres provincias –por cierto, menos que lo previsto instalar en todo el sur de Cantabria- precisamente por el impacto que sufriría todo el territorio. Este ejemplo es tan ilustrativo que justifica por sí mismo la necesidad de explicaciones por parte del titular de industria
CORE recuerda que la asignación de potencias de generación de energía a través de aerogeneradores, se llevó a cabo en función de la carga territorial asumible por cada comunidad autónoma con criterios de sostenibilidad. Así, el Plan de Fomento de las Energías Renovables 200-2010 (PFER) del año 1999, revisado por el Plan de Energías Renovables en España (PER) 2005-2010 en el año 2005, asignaba exactamente la misma potencia, 300 Mw, para Cantabria. Sin embargo, la Consejería de Industria, ha decidido apostar casi en exclusiva por este tipo de energía hasta el punto de proponer que más del 80% de nuestra energía eléctrica provenga de las industrias eólicas, reajustando la potencia hasta llegar a un máximo de 1.500 MW sin ningún tipo de, según CORE, criterio social, cultural, medio ambiental y económico medidos en términos de sostenibilidad. Frente a ese 80%, España tiene el 12% y Dinamarca, la primera potencia mundial, el 20%.
CORE afirma que por mucho que desde el Gobierno se insista en asegurar que el desarrollo eólico afectará al 2% del territorio regional, los criterios de medición deben ser bien diferentes, en función de la superficie, de la población, en relación con la potencia y el número y tipo de aerogeneradores y, por supuesto, de las características orográficas, naturales y paisajísticas. Según los datos recabados por CORE y disponibles en los informes de la Asociación Empresarial Eólica ´09, en Cantabria se asignaría más del triple de la media nacional de potencia eólica por habitante y superficie y, de cumplirse los planes del Gobierno, por ejemplo, se instalarían más del triple de molinos por habitante y superficie que la media española, tres veces más que lo que asumirían en al menos diez comunidades, más del cuádruple de molinos por habitante que Dinamarca y más del triple que este país por superficie del territorio.
CORE concluye que la potencia asignada a Cantabria es absolutamente desmesurada en relación a la extensión territorial y nuestra capacidad de acogida y que no tiene justificación posible a menos que el sr. Sota plantee otros criterios que a la plataforma, de momento, se le escapan.


Volver a Principal

+ Noticias