ir a inicio

Fecha: 02/02/2005 fuente: DIARIO MONTAÑÉS
ENTREVISTA CON SONSOLES FERNÁNDEZ (PRESIDENTA DE ADIC)
Considera que el sentimiento cántabro está hoy más arraigado

  

     La inquietud por conocer Cantabria, su historia, cultura y tradiciones, está muy arraigada en Sonsoles Fernández, la recién elegida presidenta de la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC). No en vano trabaja en el negocio familiar de Ediciones Tantín, especializada en libros que versan sobre La Montaña.

   Licenciada en Biología por la Universidad de Oviedo, tiene 30 años, está casada y su padre, José Luis Fernández, fue también presidente de ADIC. Por eso ha vivido desde pequeña ese ambiente de amor por su tierra.

-¿Es más difícil para una mujer llegar hasta la presidencia de ADIC?

-Tengo que decir que anteriormente ya ha habido una mujer presidiendo la asociación. Conciliar la vida laboral, con la presidencia, con la vida familiar a veces resulta difícil. Pero es un reto para mí y una manera de animar a que haya más mujeres presidentas.

-¿Cómo ve a la mujer cántabra actual?

-Una visión global es difícil de dar, porque hay una gran diferencia entre la mujer rural y la urbana. Veo a la mujer con esperanza, muy bien preparada, a pesar de que el sistema sigue siendo machista. No hay duda de que todavía ser joven y mujer es un hándicap.

-¿Qué objetivos persigue ADIC para este año 2005?

-ADIC tiene como principal bandera fomentar los valores culturales de Cantabria. Por eso este año va a seguir desarrollando sus principales actividades, como la Escuela de Música Popular (que cuenta con 150 alumnos), los festivales de música, la celebración del Día Infantil de Cantabria... Además, tiene una parte reivindicativa, que le lleva a mostrar su opinión en todos los aspectos candentes de Cantabria.
-¿Cuáles son los que más les preocupan en la actualidad?

-Ahora mismo hay una campaña en defensa del paisaje tradicional de Cantabria. Reivindicamos que existan unas normas propias de la comunidad que regule el trazado urbano de la región y que se adecuen a su historia. Actualmente las potestades de estas normas las tienen los ayuntamientos. Otro punto son los parques eólicos. La asociación no se niega a su existencia, pero que se hagan en zonas donde no sea un impacto paisajístico.

-¿Qué les diría a quienes defienden que Cantabria habría estado mejor siendo parte de Castilla?

-Cantabria sigue ahora sus propios pasos, que dependen de los políticos de ese momento: por eso ha habido épocas de luces y de sombras. Pero Cantabria no es un invento que hayamos querido hacer, sino que su historia viene de mucho atrás, antes de que se vinculara a Castilla. Son dos identidades completamente diferentes. Cantabria tiene que luchar por sus intereses desde su propia comunidad autónoma.

-¿Existe una conciencia nacional?

-La palabra nacionalista está eliminada de los estatutos actuales. Dentro de la asociación hay gente de diversas tendencias políticas: gente nacionalista y gente regionalista, del PP y del PSOE. La asociación ha evolucionado mucho, ha cambiado muchos aspectos, uno de ellos ése. Ahora se valora Cantabria como una comunidad autónoma y punto. Y queremos una serie de mejoras para los ciudadanos que viven en ella.

-El sentimiento cántabro ¿está hoy más arraigado?

-Podría decirse que antes estaba adormecido, oculto. Desde hace unos años para acá ha aumentado en la gente las ganas de conocer, el deseo de que no se pierda la tradición. En 2000 hubo un 'boom' por la mitología; desde el año pasado hay mucho interés por saber más sobre las estelas. Con ese afán por conocer surge ese sentimiento cántabro, que no sólo tiene que ser de gente nacida aquí.

-Muchos vinculan ADIC al PRC.

Revilla fue quien fundó en 1976 ADIC, y de aquí nació el Partido Regionalista de Cantabria. Ésta es la única relación que existe. ADIC está desvinculada totalmente de la política. Somos un grupo de personas asociadas por la defensa de los intereses de Cantabria, y cada uno tiene su ideología. Perseguimos diferentes cosas; nosotros cubrimos unas necesidades que un partido político no puede hacer, como muchas de nuestras actividades culturales.

-¿Les enorgullece que el fundador haya llegado a presidente de Cantabria?

No cabe duda de que es un motivo de orgullo, aunque a nivel personal cada socio tenga su ideología.

-¿Cantabria va bien?

-Siempre puede ir mejor, pero actualmente se ha avanzado bastante. La valoración que ha hecho la asociación del Gobierno actual en este año 2004 ha sido positiva, pero mejorable. ADIC valora mucho el trabajo que se está haciendo, porque se ven las inquietudes por querer hacerlo bien.

-¿Y ADIC?

-La Asociación está muy viva, más que nunca. Tiene muchas ganas de hacer cosas y quiere moverse en ámbitos muy distintos. Y atraer a gente que tenga esas inquietudes, sin preguntarle por su ideología.

Volver a Principal

+ Noticias